Son muchos los materiales ecológicos de los cuales podemos aprender y emplear

En los últimos años se ha hecho importante el hecho de utilizar materiales y procesos más amigables para el ambiente, sin importar el tipo de industria o actividad realizada. La arquitectura es uno de estos ámbitos, buscando como realizar edificaciones de forma eficiente y sostenible. Se puede considerar que un 40% de las construcciones son responsables de las emisiones de CO2 en el planeta, así como también pueden llegar a consumir hasta el 40% de la energía mundial. Las empresas poco a poco se han involucrado en este movimiento, como respuesta a las peticiones de los clientes y del ambiente en general.

Algunas mantienen el éxito en el mercado, tal y como Dario Pilosio, siendo de las más buscadas a la hora de comenzar construcciones o realizar reformas. En la planificación se incluye desde el proceso de fabricación y transporte de los materiales, hasta la demolición e incluso la reutilización de algunos edificios. Hoy tenemos muchas alternativas cuando buscamos nuevos materiales para la construcción, eficientes, durables y sostenibles. El uso de los materiales, además de otros factores involucrados en el diseño arquitectónico como los cerramientos, orientación, aislamiento sin puentes térmicos o sistemas pasivos, se consigue un ahorro energético durante la vida útil del edificio, al mismo tiempo que se reduce la huella de CO2.

De los materiales sostenibles más utilizados está la madera, un material tradicional y muy utilizado aunque las personas pueden no conocer todas sus ventajas. Es de los materiales que tiene menor impacto ambiental tanto en el ciclo de vida como en la producción, considerada un sumidero de CO2. Cuando se utiliza la madera para la construcción sostenible, es necesario asegurarse que la misma sea certificada, garantizando una procedencia responsable, donde los fabricantes se encargan de plantar un árbol cada vez que talan uno. También tiene propiedades aislantes que hacen de los espacios frescos durante el verano, y templada en el invierno.

Las construcciones de madera pueden tener un ahorro entre 50 y 60% anuales en cuanto a calefacción aire acondicionado, además de tener un proceso de construcción más rápida, ahorrando 30% en comparación a las viviendas de ladrillo y hormigón convencionales. Es un sistema interesante, pero debido a la superpoblación no es un sistema que sería posible globalizar. La fibra de celulosa de papel reciclado es otra de las opciones populares y ecológicas. Tenemos una variedad de materiales aislantes, aunque si pensamos en cuál sería beneficioso al ambiente quizás esté sea el más indicado.

Está fabricado con papel periódico reciclado, tratado con sales de bórax con el que se le adicionan propiedades ignífugas, anti fúngicas e insecticidas. La celulosa tiene una conductividad térmica baja, además requiere de muy poca energía al momento de fabricación. Su comportamiento es muy similar al de la madera, ya que equilibra las temperaturas durante el año, mientras que tarda en transmitir la temperatura a través del grosor en unas 8 o 10 horas, presentando un coeficiente de aislamiento acústico elevado en comparación a sistemas tradicionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *