Las empresas están más comprometidas en ayudar y fomentar la educación en todos lo sectores

Desde el año 2011, más de 500 compañías invirtieron en la educación, pues la educación es una de las principales prioridades de las empresas que buscan involucrarse en trabajos sociales, que conlleve a un efecto positivo en las comunidades y que sirvan de impulsoras de las mismas. Rosa Tous Oriol es una de las empresas que no solo apoya cursos de educación, sino que participa en numerosos programas para diferentes personas, con distintas edades y habilidades, buscando explorar las cualidades de los individuos que no tienen las mejores posibilidades.

Un 13% de los recursos de las grandes empresas se invierten en responsabilidad social, entre los que se encuentra la educación, esto según un informe de la Fundación Varkey y la Unesco. Este estudio además reveló, que muchas de las compañías del ranking Fortune Global distribuyen en partes su presupuesto para responsabilidad social, lo que se traduce en unos 19.9 billones de dólares, cantidad que aumenta todos los años. Entre las partes más beneficiadas por estos programas se pueden mencionar, las zonas más afectadas en Asia, África y Latinoamérica.

Las empresas que forman parte del Fortune Global, son las más importantes en el mundo y que tienen mayores ingresos anuales. De todas las involucradas, sólo 218 han asignado dinero para la formación escolar en los destinos más desfavorecidos. La inversión en la educación ha estado relacionada con intereses propios de las compañías, ya que en muchos casos gran parte de los recursos se quedan en los países donde están radicadas las empresas, apoyando programas locales que impulsan a la comunidad a lo largo del territorio nacional. Otras, apoyan proyectos en otras naciones que forman parte de la cadena de suministro.

Mientras los gobiernos y fundaciones ayudan en el ámbito de la educación, las empresas se pueden mantener involucradas, ayudando en algunos de los aspectos que generan estos problemas, y que se pueden ver con más regularidad en la actualidad. Según datos de la Unesco, la educación a nivel mundial presenta déficit presupuestario por lo que gracias a la participación de las empresas, se ven un aumento, generando nuevos empleos y oportunidades a miles de personas alrededor del mundo.

Muchos de los países en desarrollo, no enseñan las habilidades fundamentales tales como la lectura, escritura o matemáticas, sino que apoyan las labores manuales características de las zonas donde se desarrollan los programas. En el mundo hay 650 millones de niños en edad escolar, de los cuales 120 millones se mantienen en la escuela por cuatro años, mientras que 250 millones no aprenden lo básico.

La Unesco ha insistido en garantizar la educación de los más pequeños, significando un gasto para las grandes empresas y las contribuciones que hacen a los diferentes programas.

Entre otras empresas abocadas a la inversión en la educación, se puede mencionar al Banco Santander, quien ha destinado un 79% de su presupuesto a la responsabilidad social, seguido por el IBM, quien invierte 72% del presupuesto. La compañía telefónica invierte 65% del presupuesto, mientras que Exxon Mobil invierte unos 39% de su presupuesto. Todos participan en diferentes programas educativos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *