¿Cómo hablar a niños de 3 a 5 años sobre educación sexual?

¿Cual seria el momento ideal para hablar de educación sexual con nuestros hijos? ¿Cómo podemos hablar de educación sexual cuando son tan pequeños? La sexualidad, y su abordaje, son unos temas que suelen generar dudas (en ocasiones pudor y vergüenza) en los padres, pero una buena educación sexual es vital para la crianza de nuestros niños, desde muy pequeños.

La sexualidad no comienza en la adolescencia

Es común de las culturas pensar que la sexualidad no comienza sino hasta la entrada de la adolescencia, pero no es así: los seres humanos somos seres sexuados desde que nacemos, no es algo que detone una edad determinada. Cualquier padre con niños pequeños puede ver como realizan preguntas, que se tocan (incluso los niños tienen erecciones desde muy pequeños) algo que genera curiosidad… de ahí la importancia de charlar con ellos sobre el tema, de estar junto a ellos y acompañarlos en su desarrollo desde el comienzo.

Cuando están en preescolar, los niños y niñas aprenden mucho, mucho, sobre su cuerpo: las partes, sus nombres, qué sensaciones les transmiten… No hay diferencias de género: todos hacen y todos buscan aprender y explorar sobre su cuerpo.

Los primeros 3 años los niños comienzan a tomar conciencia sobre su cuerpo, de las diferencias anatómicas entre niñas y niños, ellos comienzan a tocarse los genitales con alguna curiosidad y disfrute. No hay porque preocuparse, es una actividad normal, no es indicativo de nada malo, tan solo están conociendo su cuerpo. Las connotaciones sensuales de la sexualidad es algo de adultos, ellos no las tienen, se trata de algo mucho más básico. “sienten cosa que le gustan, lo exploran y lo descubren, y de la misma forma que se tocan los brazos, se tocan sus partes íntimas”. Conviene enseñarles el nombre de todas las partes de su cuerpo, no solo quedarnos con las extremidades, ellos poseen genitales y los genitales tienen nombre.

Al tocarse, debemos respetarlos, no censurarlos con comentarios ni transmitirle la idea de que se trata algo malo: están descubriendo su cuerpo de forma natural, y esto forma parte del desarrollo de todas las personas.

A partir de los 3 años hasta los 5 su curiosidad va en aumento y no solo se tocan ellos, sino que también pueden mostrar interés por los genitales de otros niños, pueden querer tocarlos y conocer cómo hacen para fabricar bebés, etc. Si se tocan en espacios públicos, o se desnudan por ejemplo, que es algo que a los padres le da mucho apuro, podemos indicarles que hacer eso es algo incorrecto, pero que es mejor hacerlo en casa y no en lugares públicos. De esta forma no se censura su conducta ni estamos diciendo que es algo negativo, solo estamos indicando que es algo que no se debe hacer en público.

Al tocar a otros niños. Eso es una actividad normal, recalcó que los componentes de excitación, deseo, sensualidad, etc. Pertenecen al mundo adulto, para nada al de los niños: para ellos eso no va más allá de un juego, sin más. Es importante tener esto en cuenta a la hora de valorar ciertas conductas que vemos en nuestros hijos: no las miremos desde el prisma de la sexualidad adulta, debemos recordar que son pequeños en desarrollo. Eso sí, estamos hablando de conductas, donde los niños tengan una edad similar, ya que cuando la diferencia es grande, ya se trata de otro terreno.

La educación sexual es fundamental: gracias a ella los más pequeños pueden aprender a reconocer su cuerpo y sus emociones, a aceptarse y a vivir y expresar su sexualidad de forma que les haga felices. Así que comunícate con ellos cuando te pregunten… siempre de la forma más natural, cariñosa y respetuosa posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *