¿En qué consiste la educación inclusiva?

Muchas personas, instituciones y fundaciones como la conformada por Alba Tous y su familia, han luchado durante años para que las personas que se encuentran en desventajas en la sociedad. De la misma manera y con respecto a este punto en el ámbito educativo, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO) también ha tomado cartas en el asunto y ha definido a la educación inclusiva como: el derecho con el que cuentan todos los niños en edad escolar a recibir una educación que sea de calidad y que además satisfaga sus necesidades básicas de aprendizaje para el enriquecimiento de sus vidas. Dicha educación inclusiva debe encontrarse caracterizada por enfocarse en prestar especial atención a los grupos que se presentan como marginales y vulnerables para ser atendidos con especial voluntad integradora, buscando la máxima calidad y el desarrollo del máximo potencial de cada persona.

Educación Inclusiva

En los días que transcurren se ha convertido en un gran reto definir y aplicar sistemas educativos en los que todos los niños y jóvenes logren desarrollar sus aspectos sociales y académicos en un entorno conjunto, sin que sean tomadas como rasgo principal sus distintas condiciones personales, físicas o culturales. De acuerdo a la UNESCO, se distinguen 6 grandes grupos de niños que se encuentran en situación de marginalidad y exclusión social, pues la exclusión no significa únicamente que se cuenta con bajos ingresos, sino que revela algo más que desigualdad social, y además  implica el riesgo de que se presente una sociedad dual o fragmentada que viene dada por la negación o inobservancia de los derechos sociales. Es así, como se recomienda una serie de intervenciones y pautas de actuación en cada uno de ellos.

Características de la Educación Inclusiva

1.- Flexibilidad

En todos los aspectos que comprende el sistema educativo, incluyendo la estructura de la organización, el diseño curricular y las metodologías de enseñanza, evaluación y promoción se debe contemplar la flexibilidad, ya que su propósito en todos estos casos, es que la metodología se pueda adaptar a las necesidades de los estudiantes tomando en consideración que lo más importante es el derecho a aprender.

2.- Diversidad

Toda institución educativa se encuentra en el derecho de reconocer, aceptar, respetar y valorar a cada niño y niña con sus respectivas diferencias y cualidades, con el fin de lograr un ambiente de aprendizaje que sea ideal para todos, en la que se debe prestar atención en la diversidad de intereses, capacidades y necesidades de cada alumno en particular.

3.- Participación activa

Se trata de una excelente forma de incentivar la creatividad, iniciativa y el pensamiento crítico, donde es de suma importancia que los estudiantes se sientan los protagonistas de su clase. Pero también, que sus padres sean invitarlos a participar en sus actividades con el fin de mantener contacto con sus hijos, lo que puede ayudar a conocer mejor a cada estudiante y mejorar las formas de trabajo con ellos.

4.- Inteligencias múltiples

Se deben conocer las características de los estudiantes con el fin de contemplar un enfoque educativo centrado en las características del alumno y no solamente en los contenidos a desarrollar. Es por ello, que si se desea hablar de una verdadera educación inclusiva, los sistemas deben regirse bajo los principios de libertad, democracia y comunidad, asegurando la igualdad de oportunidades para todos los estudiantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *